lunes, 23 de noviembre de 2009

MI VIAJE A ITALIA : SIENA





Según una antigua leyenda, Siena fue fundada por Asquio y Senio, hijos de Remo (hermano de Rómulo,
mítico fundador de Roma) sobre las tres colinas que ocupa actualmente. Es cierto que en el periodo imperial
fue súbdita de Roma con el nombre de Sena Julia. Este origen romano está relacionado con el emblema de la ciudad:
la loba que amamantó a Rómulo y Remo. Estatuas y otras obras de arte que representaba a una loba amamantando a los
gemelos Rómulo y Remo pueden verse por toda la ciudad de Siena. Otras etimologías hacen que su nombre derive del
çapellido etrusco «Saina», el apellido romano de los Saenii, o la palabra latina senex («viejo») o la forma derivada seneo,
«ser viejo».

En realidad Siena, como otras ciudades sobre colinas de la Toscana fue primero un asentamiento etrusco (h. 900 a. C. a 400 a.
C.) cuando estaba habitada por una tribu llamada los saina. Los etruscos fueron un pueblo avanzado que cambió el rostro de
la Italia central a través de su uso de la irrigación para conquistar tierras que anteriormente no eran cultivables,
y por su costumbre de erigir ciudades en fuertes sobre colinas de fácil defensa. Luego, en la época del emperador Augusto,
se convirtió en colonia romana (Sena lulia). El primer documento que la menciona data del año 70.
Algunos arqueólogos afirman que fue controlada durante una época por una tribu gala llamada los senones.

Siena no prosperó bajo el gobierno romano. No estaba cerca de ninguna de las principales calzadas y por lo tanto perdió
oportunidades para comerciar. Su estaus insular significó que el Cristianismo no penetró hasta el siglo IV y no fue hasta
que los lombardos invadieron Siena y el territorio que la rodea que empezó a conocer la prosperidad. Su ocupación y el hecho
de que las antiguas vías romanas Aurelia y Cassia pasaban a traves de zonas expuestas a los ataques bizantinos,
hicieron que las carreteras entre las posesiones septentrionales lombardas y Roma fuera trazadas nuevamente,
a través de Siena. La consecuencia inevitable de ello fue que Siena prosperó como un centro comercial,
y las corrientes constantes de peregrinos que pasaban desde Roma y hacia ella proporcionaron valiosos ingresos en
los siglos siguientes.

El centro histórico de Siena ha sido declarado por la Unesco como Lugar Patrimonio de la Humanidad en el año 1995,
por considerar que es la encarnación de una ciudad medieval. Sus habitantes rivalizaron con Florencia en materia
de planeamiento urbanístico, conservando a lo largo de los siglos su apariencia de ciudad gótica, adquirida entre los siglos XII y XV.[1]

Su catedral, comenzada a mediados del siglo XII, es un representativo ejemplo de la arquitectura gótica italiana. La fachada principal,
obra de Giovanni Pisano, fue terminada en 1380; en el interior se puede admirar el púlpito octogonal sostenido por leones de Nicola Pisano,
y su pavimento de mosaicos, un historiado laberinto recorrido por penitentes arrodillados. Bajo la catedral, en el baptisterio, se encuentra
la magnífica pila bautismal con bajorrelieves de Donatello, Ghiberti, Jacopo della Quercia y otros escultores del siglo XV.

El museo de la ópera de la catedral contiene la famosa Madonna realizada por el artista sienés probablemente más influyente de su tiempo,
el pintor Duccio di Buoninsegna (1253-1319).

En la Piazza del Campo, que tiene forma de abanico, se encuentra el Palazzo Pubblico o Ayuntamiento (siglo XIV) con su famoso Campanile.
El Ayuntamiento, él mismo una gran obra de arquitectura, alberga otro importante museo de arte. Incluido dentro del museo están las series
de frescos sobre el buen gobierno y el resultado del buen y mal gobierno de Ambrogio Lorenzetti y algunos de los mejores frescos de Simone
Martini y Pietro Lorenzetti. En la plaza pueden apreciarse los relieves de la Fuente Gaia de Jacopo della Quercia. Es en esta plaza también
donde se celebra la famosa carrera de caballos el Palio delle contrade, que tiene lugar habitualmente dos veces al año y en la cual,
tanto jinete como caballo representan cada uno de los diecisiete distritos de la ciudad, las contrade.

En la Plaza Salimbeni está el Palacio Salimbeni, un destacado edificio y también el cuartel general medieval de Monte dei Paschi
di Siena uno de los bancos más antiguos de existencia continuada y un protagonista relevante en la economía sienesa. El destacado
palacio gótico Palazzo Chigi en Via di Città es la sede de la Accademia Musicale Chigiana, el conservatorio de música de Siena.

Centro histórico de Siena1

Patrimonio de la humanidad — Unesco

La Catedral de Siena.
Coordenadas 43°19′7″N 11°19′54″E / 43.31861, 11.33167
País Italia
Tipo Cultural
Criterios i, ii, iv
N.° identificación 717
Región2 Europa y
América del Norte
Año de inscripción 1995 (XIX sesión)
1 Nombre como está inscrito en la Lista del patrimonio de la humanidad.
2 Clasificación según Unesco
Otros lugares de interés en Siena son:

Palacio Piccolomini (Palazzo Piccolomini): es una de las muestras más elegantes del Renacimiento senés.
Fue comenzado por Pietro Paolo del Porrina en 1469, basándose en un proyecto atribuido a Bernardo Rossellino.
Pinacoteca Nacional (Pinacoteca Nazionale): está instalada en el Palacio Buonsignori (siglo XV).
Fortezza Medicea, una fortaleza realizada para los Médicis en el siglo XVI.
Otras iglesias en la ciudad incluyen:

San Domenico o Basilica Cateriniana, es una basílica dedicada a Santo Domingo.
La iglesia se empezó en 1226-1265, pero se amplió en el siglo XIV para adquirir el aspecto gótico actual.
Es un gran edificio construido, como muchos de los edificios contemporáneos de órdenes mendicantes,
en ladrillo, con un airoso campanario a su izquierda (su altura se redujo después del terremoto de 1798).
El interior tiene planta de cruz egipcia con una enorme nave central cubierta de cerchas con un transepto
que presenta capillas altas.
Basilica dell'Osservanza

Basílica de Santa María dei Servi
San Francesco
Santo Spirito
San Martino
Santuario de Santa Caterina, incorporando la antigua casa de santa Catalina de Siena. Alberga el Crucifijo
«milagroso» (finales del siglo XII) del que cuenta la leyenda que la santa recibió sus estigmas, y una estatua
del siglo XV de santa Catalina.
Los jardines de la ciudad incluyen el Jardín Botánico de la Universidad de Siena, un jardín botánico mantenido
por la Universidad de Siena

FUENTE DE LOS TEXTOS :WIKIPEDIA